miércoles, 10 de septiembre de 2014

Te acuerdas cuando empezó esto de la consciencia...

 Si toda experiencia es este momento presente, y se puede percibir globalmente o se puede reiterar o fijar una percepción como recuerdo consciente, de alguna manera el recuerdo se está mezclando en la experiencia. Todo es memoria conscientemente o inconscientemente, pues toda estructura es el resultado de memorias biológicas, y en uno u otro nivel de conciencia, la existencia, experiencia y memoria es lo mismo.
 
  Ser consciente de que se es consciente es memoria, es un reconocimiento de la conciencia, pues directamente la inconciencia total es pura inconsciencia, y se puede reconocer como la esencia de la consciencia, o la base primordial de la consciencia.
 
 La inconsciencia total se puede reconocer como el eje o punto axial de toda experiencia o consciencia. Por un lado la inconciencia total es no existencia como experiencia, pero al mismo tiempo es existencia base para toda experiencia, la inconciencia total Es, y la experiencia surge siendo lo que Es. Todo es siendo lo que Es simultáneamente, inconciencia total y consciencia experiencia.
 
  La experiencia de ser un ser humano es la que es, y desde ahí surge a veces la posibilidad de reconocer la inconciencia total, y la consciencia experiencia siéndola simultáneamente. Entonces el ser humano es reconocido como objeto de experiencia simultaneado con la totalidad de la experiencia.
 
  La experiencia se reconoce como el juego amoroso de ser lo que es, la vida queriéndose vivir en sus contrastes y cambios, trasmitiéndose su información potencial de experiencia, el poder de la vida. Así este juego maravilloso de la experiencia-consciencia, inevitablemente con sus situaciones de dolor y sufrimiento, tolerados por el amor y poder de la vida por vivir, la experiencia o consciencia queriendo Ser.
 
  Reconocer la libertad de la inconsciencia total por su total independencia, más allá de todos los parámetros de tiempo-memoria-experiencia-consciencia. Y reconocer la libertad de la experiencia global, siendo lo que es por su indiscutible evidencia siendo, otorga en la experiencia “humana” una peculiar y total aceptación-libertad-amor en el presente de todo lo que Es.